domingo, 27 de noviembre de 2011

Punto y aparte.

Pues sí, a veces también me subo al tren de lo-convencional y juego el papel de la-vida-no-tiene-sentido como todos… pero al fin, hoy me dio por bajarme un rato.

Sé que a veces me quejo de lo que no es pero pudiera, o porque no, me quejo de lo que es pero me gustaría que no fuera. Desde los políticos, la música y hasta la televisión, pasando por el tráfico y todo ese montón de gente que nos joden la existencia nada más porque sí.

Se me ocurren al menos unas 247 cosas que podrían sonar como un pretexto perfecto, o al menos razonable para decir que no estoy TAN loco y que si a veces me sale lo energúmeno es solo porque soy tan solo una víctima más de este mundo y sus demonios… pero no, hoy no.

Hoy acepto mi total e inocente culpabilidad. Porque a veces me preocupo demasiado, y otras tantas muy poco. Porque hoy me acorde que no soy punto y parte como a veces me gusta engañarme, soy parte del mismo párrafo con todo y todo, y aunque podría parecer otra cosa, lo digo satisfecho.

Porque somos parte de la misma oración, hasta podría decir que del mismo verso.

3 comentarios:

Alex Patricio Rossmann dijo...

www.reosdelapropiedad.blogspot.com

soylauraO dijo...

Notable y me deja la pregunta de ¿cómo hacer punto y aparte de uno mismo?
Haga ud un Inolvidable y creativo 2012
http://enfugayremolino.blogspot.com/

Lasira dijo...

No creo que se pueda hacer punto y a parte de lo que pensamos acerca de nosotros mismos. Simplemente se trata de continuar. Nuestra historia ya está empezada... desde tiempos inmemorables con formas ¿inimaginables? (bueno.. eso dependera de la cabeza de cada uno).

Interesante lo suyo Creeperius