domingo, 18 de octubre de 2009

Ocurrencia causal

Parecerá extraño que se me ocurriera en este momento y en este lugar, pero que te puedo decir… ser tradicional no es algo que se me de constantemente.

Aunque la situación en la que nos encontramos me coloca en la silla de los acusados, quisiera explicarte que has escuchado a los aduladores con tanta atención, que ahora consideras la sinceridad tan solo un mito.

No seré yo quien te convenza pues en realidad no vine aquí para intentarlo, tan solo me pareció por un momento que devaluaste mis palabras.

Quizás sea una confusión, o porque no, una ocurrencia… pero lo que queda completamente claro, es que no fue solo una coincidencia.

Como hacerte saber que eres toda una princesa, cuando (sin creerlo) te lo dicen a cada momento…

2 comentarios:

Becoming Austen... dijo...

con las acciones del día a día...

Creeperius dijo...

A veces el tiempo no alcanza para hacerte sentir todo lo que siento, las palabras no bastan para decirte todo lo que quiero… quizás un dia entre tantos latidos puedas entenderlo