martes, 6 de octubre de 2009

Una mas…

En realidad no tienes que aceptarlo, se que recién te diste cuenta de que existo y que te sorprendiste perdiendo un poco de tu tiempo mirándome a los ojos.

Si, me queda claro que volverás a lo tuyo, y que para bien o para mal, no cumplo con los requisitos suficientes para quedarme, aunque sea por accidente, con un poco de tu atención.

Aunque te de igual, te aclaro… aunque eres completamente irresistible y te me presentas como absolutamente inalcanzable, tu encanto durara mas que el reflejo de vida que se escapó de la fiesta de tu piel… durara mientras escribo esto, y quizás un par de versos mas después del punto final… pero si esperabas que durara para siempre, te equivocaste de sujeto.

5 comentarios:

Iosephus dijo...

Sigo leyendo este texto y me gusta chingos. Así de sencillo. *Se levanta y aplaude efusivamente, con lágrimas en los ojos. La gente lo ve como si estuviera loco. Y lo está.*

Saludos maese.

Anónimo dijo...

sabes es cierto muchas veces son instantes los que nos detenemos a ver a las personas a los ojos, ese es mi vicio favorito, saben porque poruqe esos instantes se vuelven eternos una vez que mi cerebro registro la mirada profunda de alguien y creo q me quedo con lo mejor de las personas, una mirada es lo mas puro y cincero que obtendremos de ellas.

eres tan acertado al escribir tqm.

Creeperius dijo...

Iosephus: Mi estimado, usted sabe que siempre he sido uno de sus pupilos y no me pierdo ni una de sus publicaciones, así que el hecho de que le agrade tanto uno de mis texto no me deja mas que un profundo sentimiento de gratitud. Un honor maestro.

Anónimo: Que te puedo decir, soy tan fan de las miradas como tu por lo que puedo leer… solo hay algo en lo que difiero, yo creo que lo mejor y lo peor de una persona se escapa en cada mirada. Eso es lo que la vuelve tan atractiva ; )

Crazy Lady dijo...

Un final digno de un gran comienzo.

Hondita dijo...

Me gusta mucho mucho la manera en que envuelves una sensación en palabras, la exactitud con la que describes un momento crucial en un verso.

La elegancia de tus palabras, el cuidado de tus emociones y más aún la precisión de tus versos.

Me gusta leerte en retrospectiva, imaginar que siempre estuve ahí como en stand by...

Se me carga el corazon con ilusiones y la cabeza con ideas de lo que ya sabes pero de lo que quieres volver a encontrar!